Carne de cabra en salsa
Carne de cabra en salsa

Ingredientes: carne de cabra, ajos, pimiento, cebolla, tomate, nuez moscada, pimienta picona, vino blanco, uvas pasas y aceitunas.

Se toma un kilo y medio o dos de carne de cabra y se trocea. Entre tanto, en un caldero grande se ha puesto agua a hervir con una cebolla grande partida a la mitad y medio limón. Sobre ese caldero se coloca la propia tapa del revés y encima, en la concavidad de la tapa, los trozos de carne. A medida que el agua barbotee y lance sus vapores, la cerne irá cambiando de color, se medio hervirá, e irá soltando un líquido caneloso. Diez o quince minutos bastan para esta operación.

Ya podemos tirar el agua del caldero y tenemos la carne limpia y lista para su elaboración. Todavía podemos lavarla en agua fría del chorro y escurrirla, antes de freírla ligeramente en el sartén. En el mismo escaso aceite por el que hemos ido pasando los trozos de la cabra, hacemos un sofrito con cebolla, dos o tres pimientos en lascas y un par de tomates grandes pelados y despepitados. Todo eso se echa, junto con la carne, en una olla o cazuela, se cubre casi de vino blanco, se termina de cubrir con un poco de agua y se le añaden seis dientes de ajos enteros, pero escachados con un golpe del mango del cuchillo, una punta de nuez moscada, sal, una pimienta picona picadita y muy menuda y (esto último al gusto del consumidor) un puñado de uvas pasas y otro de aceitunas con hueso. A los diez minutos de ebullición probaremos el líquido, aun no transformando en salsa, para corregirlo de sal. La salsa no ha de quedar espesa.

Si el guisote sale como mandan los cánones, puede constituirse en una agradable sorpresa para quien no se haya decidido a probar las exquisiteces de este simpático y , por definición, alocado animalejo, al que muchos le hacen ascos sin haberlo catado jamás.

Carne de cabra en salsa